El terremoto de la encuesta de El País y la más que probable convulsión que provocará la próxima publicación del CIS me dejan preguntas y dudas además de alguna que otra certeza.
Dudas y preguntas

  • ¿Son resultados reales o, por el contrario, están cocinados? Dicho de otro modo: partiendo de una escenario veraz, lógico y posible ¿se presentan como antesala de un escenario alarmante cuyo objetivo es proponer una alerta al estilo del referéndum de Escocia (cuidado que ahora sí viene el lobo)?
  • ¿Está el stablishment en el origen -incluye gobierno, oposición, banca y los medios de comunicación que viven para, por y en el poder- para trabajar a un año vista contra Podemos?

Certezas

  • Ni PP ni PSOE han sabido interpretar la capacidad objetiva de un underdog como Pablo Iglesias. Su desprecio, primero, y su atolondrada reacción después, han alimentado su crecimiento llegando a transmitir ahora algo que los analistas no esperaban: los underdogs -pero sin simpatía ni el respaldo popular que necesita esta figura- parecen PP y PSOE.
  • No creo que ante este escenario -a menos que ocurra una debacle no esperada- Rajoy plantee adelantar las elecciones.
  • La otra certeza es que, independientemente de si están o no cocinados los datos, los dos partidos mayoritarios van a remolque del pulso real y no han sabido interpretar los signos de los tiempos. Confundieron cuales eran los anhelos reales y lo fiaron todo a la recuperación económica. Antepusieron los dineros -los honestos y los deshonestos- a las personas. Y eso, querido amigo, pasa factura.
  • Siguen equivocando el enemigo. No es Podemos ni sus propuestas de ciencia ficción. El enemigo son ellos mismos ya que han terminado obsesionados en ver votantes en lugar de personas.

De lo que no cabe duda es que éste es un aviso a navegantes en toda regla. Pero ¿cómo lo interpretarán los asesores y analistas del PP/PSOE? Posibilidades:

  1. Cuando llegue el momento de la verdad, si hemos sido capaces de replantear el riesgo de Podemos, el votante se lo repensará. Es como si aún creyeran en el viejo aforismo «más vale loco conocido, que sabio por conocer». Planteamiento tradicional en la gestión de la opinión pública, ya que lo ven como un proceso típico del ascenso de los populismos extremos.
  2. Ok. Entendido. Esto va en serio. Este populismo extremo en ascenso y nuestro votante exige una poda importante. Vamos a reaccionar. Despertemos.

El problema de la operación «Despertemos» es que exige una autocrítica sincera y profunda. Pero además se encuentra con un gran freno: ¿cómo hacerlo si el PSOE buscó la renovación en alguien sin carisma y el PP está tan enraizado en la corrupción que nada de lo que diga / haga será creíble?
¿Cómo cambiar una inercia autodestructiva? Un primer paso, pero no el único, es buscar en el origen: malos análisis y una pésima comprensión de la realidad. La poda debe empezar por los que aconsejan y comunican. Por muy profunda que sea, si no están bien fundamentada y bien argumentada, se percibirá como algo oportunista y desesperado.
Y ahí están los asesores que no supieron ver, explicar y convencer a quienes tenían que tomar las decisiones. Es más, los Theoden del PP -el rey de Rohan del Señor de los Anillos que durante años reinó enajenado- pusieron al frente a unos Grima -consejeros perversos que nublaron la razón de los gobernantes.
La dosis de realidad que necesitan poner en práctica tanto PP como PSOE es tan descomunal que exige un esfuerzo hercúleo. Pero están tan enfermos que no parece posible que lo puedan conseguir. La catarsis se adivina casi imposible.
Quizás tenga razón, tal como propone con un punto de sabia ironía, @rmaragu

rmaragu

https://twitter.com/rmaragu/status/528868269890236416


Un primer paso ineludible para abrir los ojos a la realidad sea incorporar a alguien del otro bando que les explique lo que está ocurriendo realmente. Y Rafa Martín Aguado pone como ejemplo la incorporación ficcionada de una asesora republicana en el gobierno demócrata de Josiah Barlett.

El otro reto es enfrentarse a una situación que incorpora aspectos novedosos e imprevisibles. El debate ya no es unidireccional. Si bien se sigue produciendo en los medios masivos, éste ahora se traslada y amplifica en las redes sociales. Este non-stop lo controla como nadie Podemos. Y ahí tiene un complemento que puede ser decisivo.
Lo que sí parece claro es que la limpia tiene que ser impactante. No sólo descabezar la estructura de decisiones, sino perseguir y limpiar los tumores. Y hacerlo en público. Con dolor creíble. Veraz. Ejemplar. Pero ¿cómo pedir semejante hazaña a unos políticos que llevan décadas mintiéndonos?
Podría ser suficiente pero quizás sea ya tardío.
Porque cómo dice @pacosanchez en «Morir»

Nuestro principal déficit no es el democrático ni el económico, sino el ético (…) Sin proyecto moral, es imposible cualquier proyecto democrático, cualquier proyecto económico, cualquier proyecto de vida. Pero esto ya sucedió antes y el mundo consiguió reinventarse. Esperemos que esta vez sin pagar aquellos precios en guerras y en siglos.